Visita de la Cueva de Postojna

Todo lo que tienes que saber antes de visitar la Cueva de Postojna.

A pesar de que la Cueva de Postojna recibe a millones de visitantes, nos hemos encargado de que la visita de esta maravilla subterránea sea una experiencia muy especial para todos.

Siempre abierto

La Cueva de Postojna está abierta todos los días del año, incluidos los domingos y festivos. De mayo a octubre hay visitas cada hora y fuera de la temporada hay tres o cuatro al día.

90 minutos agradables, 5 kilómetros inolvidables

La visita dura aproximadamente una hora y media. En este tiempo visitarás unos 5 km de cueva. La visita se realiza parcialmente en tren y aproximadamente un kilómetro caminando. El camino por la cueva es de hormigón antideslizante y fácilmente accesible. Como no tiene escalera es adecuado para personas con movilidad reducida y carritos.

Personas con movilidad reducida

Perritos

Niños

En visitas experienciales, es posible visitar otras partes de la cueva, que en su totalidad cuenta con 24 km. Algunas partes exigen una buena preparación física y experiencia en espeleología.

En la cueva nunca hace mal tiempo

La cueva tiene una temperatura constante de entre 8 y 10 grados centígrados. Para no pasar frío es importante ponerse ropa y zapatos adecuados. También puedes alquilar un chubasquero (4 EUR).

Deja tu equipaje

En la consigna del pabellón Expo o delante de la entrada a la taquilla puedes guardar de forma gratuita tus maletas, mochilas, cascos y otros accesorios de viaje.

Los perritos no pueden entrar a la cueva

Para proteger el frágil ecosistema de la cueva y por su propia seguridad, las mascotas no pueden entrar a la Cueva de Postojna. Pero no te preocupes, mientras estás visitando la cueva, tu mascota te puede esperar en una de las dos perreras que ofrecemos a nuestros visitantes de forma gratuita.

Visitas guiadas por la cueva

Cada visita a la Cueva de Postojna se realiza en compañía de un guía que explica de forma detallada las bellezas de la cueva a los visitantes en esloveno, italiano, inglés o alemán. Los visitantes disponen también de audioguías en 17 idiomas (esloveno, croata, inglés, alemán, italiano, francés, húngaro, español, portugués, holandés, ruso, polaco, checo, hebreo, chino, japonés y coreano).

El precio del alquiler de audioguía es 3,5 EUR.

Fotografías

Con el fin de proteger el frágil ambiente de la cueva y garantizar la seguridad, existen ciertas restricciones de fotografía a la hora de visitar la Cueva de Postojna. Durante la visita de la cueva puedes hacer fotos o grabar vídeos siempre que sean sin flash y sin trípode. Las grabaciones de voz o de imagen de la visita guiada no están permitidas. Para hacer fotografías o grabaciones con fines comerciales u otros fines, es necesario un acuerdo previo y en este caso te pedimos que nos contactes.

Comparte tus fotos con los demás y publícalas en las redes sociales con las etiquetas #postojnacave, #predjamacastle o #hoteljama.

Protocolo de la cueva

La naturaleza se pasó millones de años creando la Cueva de Postojna y es importante protegerla para que las generaciones venideras también la puedan disfrutar. Visitar este espacio único es un privilegio y por tanto es importante comportarse de manera respetuosa tanto en lo que respecta a la cueva como con los demás visitantes. Durante la visita, nuestro personal te va a dar todas las indicaciones necesarias para que la visita sea segura y agradable para todos.

Ocho «noes» durante la visita a la Cueva de Postojna

  1. No te levantes, no te inclines y no abandones el tren subterráneo durante el circuito. Si algo se te cae del tren, no intentes coger el objeto perdido solo. Nuestro personal buscará el objeto perdido y lo traerá a la salida de la cueva. 
  2. No te salgas de los caminos señalizados. Permanece siempre cerca de tu grupo o el guía.
  3. No toques concreciones calcáreas.
  4. No tires basura.
  5. No tomes fotos con flash y / o con trípode.
  6. No fumes en la cueva.
  7. No traigas comida a la cueva.
  8. No tires monedas en los gours (piscinitas) con agua.

Un comportamiento responsable es fundamental para que las bellezas de la cueva y el acceso a los visitantes estén disponibles también para las generaciones venideras.